Exiliados: Casals y Shostakovich

"La música, bálsamo para el alma rota. Capaz de generar vida donde parece sólo quedó sufrimiento. " Esto debería pensar Shostakovitch el octubre de 1960 mientras escribía en tan solo 3 días, e inspirada en la visión de la ciudad de Dresde, su Chamber Symphony, - "caminaba entre la ruinas de Dresde, sacudido por las escenas de devastación," La obra lleva la dedicatoria: "En memoria de las víctimas del fascismo y la guerra".

O tal vez, creó la obra para rebelarse contra el ordenamiento de las cosas, basada en la injusticia y el dolor, como así lo hizo su colega Josef Suk. Josef tocaba de segundo violín en el Bohemian String Quartet. Al comienzo de la Primera Guerra Mundial en agosto de 1914, el cuarteto se vio obligado a interpretar el himno nacional austríaco en la apertura de todos sus conciertos. Disconforme con esta imposición, Suk decidió cambiar esa pieza obligatoria, rebelándose a la autoridad, y escribió su Meditación sobre la antigua coral checa "San Wenceslas".

Pau Casals se negó a tocar allí donde la guerra y la falta de derechos humanos eran la normalidad, y utilizó su música i el violonchelo como única herramienta para luchar por la libertad.

Toda una generación de músicos marcados por la guerra. Os presentamos un programa donde la música sirve para llorar, para gritar, para expresarse como ser humano ante la injusticia y el horror.

Tipus de concert: 
Orquestra de Cambra
Conciertos
24/10/2020 - 20:30 (Auditorio Pau Casals - Sant Salvador (El Vendrell))
28/10/2020 - 21:00 (Teatro Bartrina - Reus)